Vida Saludable

Comer …algo más que el alimento

E s una realidad que el tema de la alimentación genera inquietud en muchas personas, especialmente en los padres de familia, lo cual es muy normal, ya que todo lo que concierne a la formación, salud y desarrollo de los hijos es algo que se debe tomar muy en serio. Las discusiones sobre las tablas nutricionales, el exceso de peso, la publicidad engañosa, el azúcar, las dietas, las alergias, el contenido de las loncheras y los almuerzos escolares están a la orden del día y se deben tener presentes en la formación de una conciencia de nutrición adecuada. Sin embargo, hay otros temas, también relacionados con la alimentación, que deberían abordarse con igual consideración.

¿Cuánto tiempo disponemos para sentarnos a la mesa, comer juntos y compartir un rato en familia? Si bien es cierto que los horarios, distancias y ocupaciones son muy variables y hacen difícil la organización de estos espacios de reunión, debería ser un compromiso de todos buscarlos y cumplirlos considerando los beneficios que esto trae. El encuentro de los hijos con sus papás para comentar sobre los sucesos y experiencias del día fortalece la comunicación y los lazos familiares. En los niños, favorece el aprendizaje de una escucha activa, el respeto del turno al hablar y el entender que una conversación puede tener distintos puntos de vista; incrementa el vocabulario y estimula la expresión oral. Compartir anécdotas, plantear solución de situaciones y hacer preguntas moviliza el pensamiento y la habilidad para reflexionar. Por otro lado, cuando un niño ve a sus padres o adultos cercanos comer lo que les han ofrecido, ve un modelo al cual imitar.

Más que obligar a un niño a comer, mostrarle el disfrute que se logra al consumir los diferentes alimentos lo puede motivar más fácil. Si lo miramos desde el acto mecánico de comer, aprovechar la variedad en texturas, presentaciones y sabores estimula el desarrollo de las estructuras orofaciales y favorece la movilidad, fuerza y fluidez de los movimientos para hablar, además de favorecer el equilibrio de la sensibilidad intraoral importantísimo para una buena masticación y deglución.

Comer bien o alimentarse bien, no sólo es comida saludable. Comer bien es formar hábitos adecuados, tener rutinas organizadas y buenos modales en la mesa. Disponer de un lugar especial para comer, y no cualquier parte de la casa, comer teniendo presente que la hora de comer es un encuentro donde no debe haber televisión ni celular, es aprender a consumir variedad de frutas, verduras, proteínas y azúcares de manera equilibrada, con los cinco sentidos en la situación y compartiendo con alguien de corazón de manera que se nutra tanto el cuerpo como el corazón.

María Ángela Botero
Coordinadora Académica de Preescolar


Galería de fotos Vídeo



¡Pachas felices y saludables!

La tienda de nuestro colegio tiene comida saludable y deliciosa para que las niñas coman rico mientras se alimentan sanamente: frutas, yogurt, aloe, crispetas, papitas de quinua, quesito y mucho más...

Porque tu salud nos importa... #PachasSanas #PachasFelices

Galería de fotos